miércoles, 8 de mayo de 2013

NUESTRA SEÑORA DE LA DULCE ESPERA



Esta advocación de la Virgen María embarazada, considerada por la Iglesia Católica como la “Patrona de las madres que esperan un hijo”, es una de las más veneradas.

La devoción por la imagen de la Virgen María embarazada de Jesús es antiquísima, y en Argentina renació con un nuevo impulso desde la instalación de una imagen de piedra en la Parroquia Inmaculada Concepción, en el barrio de Villa Devoto, en la calle José Cubas 3599. Esta devoción comenzó a partir del 15 de Mayo de 1980, cuando fue entronizada por primera vez en el país.

Dicha imagen fue donada y trasladada desde España al país luego de que un matrimonio argentino le rezara cuando estaba ubicada en una cripta de la catedral de Santiago de Compostela, pidiendo por su hija, quien no lograba quedar embarazada. Años después, la hija por la cual pedían tuvo dos hijos y, a partir de entonces, sus padres se comprometieron a traer la imagen ante la cual habían rezado a la Argentina, cumpliendo con la promesa y contando con la aprobación eclesiástica, la estatua de piedra tiene un sitio hoy en la Parroquia Inmaculada Concepción de Villa Devoto.

Todos los días 15 de cada mes, se celebra el día de la Virgen de la Dulce Espera, y las autoridades de la parroquia deben duplicar la cantidad de misas –de dos a cuatro- y se bendicen escarpines por decenas que, como indica la tradición, son entregados a mujeres embarazadas que cursan el 8º o 9º mes de gestación. Al mismo tiempo, madres que recibieron esos escarpines, vuelven un mes después del parto con el objeto de agradecer a la patrona el éxito de sus partos.

También se acercan a la Virgen, aquellas parejas que desean el don de un hijo, o que están buscando adoptar o aquellas madres cuyo embarazo está presentando alguna dificultad.

1 comentario:

  1. Virgencita linda concedeme el privilegio de ser mama, cuida el bb que
    Llevo dentro de mi. AMEN

    ResponderEliminar